VÁZQUEZ OCAÑA Y GARCÍA LORCA

Fernando Vázquez Ocaña ha vuelto solemnemente a la memoria de mi pueblo,que fuera el suyo, como recuerdo de muchas esperanzas para la vida cultural de Baena. Se presentó la reedicion de su libro sobre García Lorca, en una tarde en cuya sierra el hielo se resquebrajaba, con gran fulgor, para hacer de esa presentación algo más espiritual y agradable.
Nos habíamos reunido, convocados por el Grupo Cultural Amador de los Ríos, casi un centenar de personas para oír voces acerca de la obra “García Lorca: vida, cántico y muerte “, reedicion pulcramente editada con autorización de los herederos del periodista y político baenense.
Nadie de los allí presentes estábamos poseídos de ira genética alguna tras el obligado exilio del político socialista. Nos conmovimos por la grandeza, caída, de Federico. Dedicamos la más piadosa y profunda admiración hacia Fernando Vázquez Ocaña,porque la implacable ley del fatun se cebó sobre los dos, marcados por la grandeza, roída por las terribles ratas del odio y de la incivilización.
Ayer se reeditó en su honor esta obra y se hizo con aquella misma devoción con que los paganos sacrificaban en honor de Júpiter cien bueyes bien cebados. Lorca y Vázquez Ocaña fueron demoníacos y esa tarde-noche los rescatamos de sus infiernos para hacer del salón de la Safa un ambrosíaco escenario de alegrías en un sábado de este febrero gélido. De este modo no se pierde la reluciente huella del baenense Vázquez Ocaña de quien durante tiempo pocos sabían dar información sobre su destino.
Francisco Expósito Extremera ha revuelto en bibliotecas, códices y baúles de donde logró obtener datos sobre nuestro paisano y, por fin, poder reeditar el libro sobre la biografía de García Lorca. Seis voces cantaron los talentos de Vázquez Ocaña como con lira de concha de tortuga tal como tañía canciones el dios Mercurio. La mesa desgranó,paso a paso , la necesidad de reedición de esta obra que desde 1957 estaba embarrancada en la arena de la orilla del olvido.
Marivi Ruiz de Prado ha logrado una reedición pulcra de aquella aportación a la biografía de Lorca. Ella ha dirigido un grupo de asociados al Amador de los Ríos, que son personas graves y honradas, racionales y religiosos,orgullosos del valiente sentido y de la libertad de sus antepasados. Sin excitarse por la fantasía y sin especular demasiado se dedicaron a la tarea de reeditar una vieja obra, impresa en Ciudad de México y editada por Grijalbo.
Tengo en casa la edición Aguilar de 1965 de las obras completas de Federico, prologada por Jorge Guillén y epilogada por Vicente Aleixandre. De ella he obtenido la firma de Federico que acompaña al dibujo autógrafo del poeta con cuyas iniciales se ilustra la primera página de la reedición de la biografía de Lorca, escrita por Fernando Vázquez Ocaña. Al finalizar el acto las nieblas huyeron como fantasmas porque en Baena había aparecido la aurora y el alba.

José Javier Rodríguez Alcaide
Hijo Predilecto de Baena

No hay texto alternativo automático disponible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *