ARTÍCULOS POR LA AUTOVÍA BADAJOZ-GRANADA: ESPERANDO A GODOT, POR JESÚS L. SERRANO REYES

¿Esperar que los políticos y las administraciones nos ayuden y resuelvan es un mal endémico en el devenir de la idiosincrasia española? Que los ciudadanos hablemos o escribamos críticas puede promover la información y aliviar la desazón, pero esas acciones por sí mismas no resuelven los problemas sobre los que hablamos o escribimos.

Parafraseando a John F. Kennedy: no nos preguntemos que deberían hacer nuestros representantes por nosotros, porque en la mayoría de las ocasiones (como en esta) solo conseguiremos lo de siempre, el típico y tópico silencio político y administrativo que refleja desinterés, desdén y desidia (como magníficamente desarrolla en su artículo, así titulado –Desidia-, José Javier Rodríguez Alcaide).

No hace mucho el ínclito Sr. Trump dijo que “podría disparar a alguien en la Quinta Avenida y no perdería ningún voto”. Ante todo lo que nos ha caído encima y nos sigue cayendo a los españoles, ¿qué se podría decir aquí, en España? Algo he leído por ahí que, aunque escatológico, es quizás certero: “Nos mean encima y dicen que llueve”.

De modo que los ciudadanos más afectados por la no-ejecución-de-la-autovía-Badajoz-Granada o esperamos a que la bolita de la ruleta se pare en un número que no sea el nuestro o INTERVENIMOS YA, DE FORMA INDEPENDIENTE DE LOS GRUPOS POLÍTICOS. ¿No hemos tenido suficiente tiempo? ¿No? ¿No han fallecido ya suficientes personas? En este tema o se actúa como se ha hecho contra la fusión hospitalaria en Granada, con la unidad y perseverancia de la ciudadanía, o seguimos esperando y desahogando-evacuando nuestro mal-estar.

¿Acaso no hay colectivos, asociaciones, y agrupaciones suficientes en todos los pueblos por donde pasa este bodrio-ignominia-de-nacional-432 que tienen entre sus objetivos la solidaridad? ¿Hay mayor solidaridad que evitar muertes?

Seguimos esperando, fieles a la necrolatría, asentados en la necrofagia de la modernidad líquida donde todo fluye-cambia-y-se-volatiliza-velozmente. Seguimos entretenidos y entretejidos por la desesperanza-autoengaño de la protesta sublimada por el desahogo expresivo, sea verbal o escrito, ante cada nueva necrológica.

¿A qué y a quién esperamos en esta necrópolis? ¿A Godot?

Por qué no simplemente no esperar
a ser ocasión de
un vertedero de palabras
(Samuel Beckett, “Cascando”)

Autovia 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.