MI OCASO

Viajo, todavía alegre, al ocaso de mi mismo
al gozo de mi infancia con sus juegos alegres,
con su jubileo en verano.

Canta el Marbella a mi paso por su azuda,
disfrazado de verdad inmaculada.

Es viaje al límite inicial de mi vida
y lo hago con la obediencia de niño educado,
respirando el aire de la peña de san Marcos
donde el pájaro del aire anida.

No hubo orfandad en mi niñez a la que viajo.
Solo voz materna hubo y mi escritura
sobre pizarra por la tiza blanqueada.
No hubo dolor en mi infancia
sino muchas sílabas de juegos y alabanzas
que mi memoria graba.

Lo que en Baena fui mucho me agrada.
Ayudó a mi camino en esta vida cuyo ocaso
silenciosamente se aproxima.

José Javier Rodríguez Alcaide
Catedrático Emérito de la Universidad de Córdoba
23 de Enero de 2017JJRA 1ª comunion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.