HOMENAJE A FERNANDO VÁZQUEZ OCAÑA

EMOTIVA CARTA DE JOSEFINA FERNÁNDEZ VÁZQUEZ EN EL HOMENAJE A FERNANDO VÁZQUEZ OCAÑA

BAENA, 24 DE SEPTIEMBRE 2016

Fernando Vázquez Ocaña falleció el 29.09.1966 a las 7:30 de la mañana. Caty, la mujer que le cuidaba desde hacía varios años, dijo que él se levantó de su cama y débilmente caminó unos pasos hacia el salón y señalando con su mano, balbuceaba diciendo: Los niños que vayan al refugio, caen bombas.. al refugio…Los niños…Estaba delirando.. Entonces ella le ayudó a regresar a la cama, le sentó en la orilla y él cayó de espalda sobre la misma, al ver eso, Caty salió corriendo a pedir auxilio, pero cuando llegaron a verle, estaba muerto.

Él vivía en la calle de Miguel Shultz 138 piso 25 en la Colonia San Rafael de la Ciudad de México. El edificio de estilo Neo Colonial Moderno, fue construido alrededor de 1940 y el diseño fue inspirado en la arquitectura impuesta por los españoles en México. Sus arcadas en patios y ventanas gustaban mucho a Fernando que no quiso mudarse de allí hasta su muerte.
Su piso era muy amplio, por todas partes había libros y revistas. Los sofás eran de piel marrón obscuro. Su escritorio y su máquina de escribir fueron su lugar favorito. Siempre escribía y nos leía lo que acababa de escribir.

En la misma calle de Miguel Shultz , justo al lado, había un Centro de Detención Migratoria y una tarde que le visitamos le comentó a su hija Pepita: “¿Sabes? Me he enterado que han detenido a un grupo de comunistas y les tienen aquí al lado. Cuando pasaron los años, leímos en una revista cubana que esos presos habían sido: Fidel Castro, Ché Guevara y otros , quienes salieron libres para después seguir su misión de embarcarse en el yate Granma y dirigirse a Cuba para hacer la Revolución de 1956.

También en la misma calle, pero en el número 73-3 er. piso, vivió y murió el gran poeta León Felipe.

Como la familia Vázquez vivía relativamente cerca unos de otros, las visitas mutuas eran frecuentes. Los domingos eran reunión obligada para comer. A él le encantaban las Patas de Cangrejo Moro y las compraba en abundancia en el mercado de San Juan. Después de la comida, él gustaba de pasear y era un deleite escucharle hablar, pues siempre tenía un tema interesante que narrar con su voz grave, pausada y muy elocuente. Su acento baenense jamás lo perdió. Era sobrio en todo y muy serio. Casi nunca reía, pero su rostro mostraba una bondad profunda.

Fernando Vázquez O. era un hombre elegante que siempre vistió de traje y corbata. Sus modales eran a la antigua usanza. Su pelo rizado y obscuro lo peinaba con gotas de zumo de limón. Usaba colonia muy discreta.

Era muy respetuoso, hablaba con solemnidad a toda la gente y a los humildes les ayudaba con algo de dinero. Al barrendero le saludaba y le hablaba de «usted».

Era muy generoso, le encantaba regalar sobre todo en los días onomásticos. A sus nietos solía obsequiar libros infantiles para fomentar el hábito de la lectura. A su nieta Laura le compró el libro Tristán e Isolda. Él amaba el castellano bien hablado y corregía siempre, si escuchaba una palabra mal dicha.

Por las tardes se reunía con conocidos periodistas, escritores y amigos en las tertulias del Café Latino, ubicado en la calle López y en el Café Sorrento.

Los sábados daba su paseó e iba a comprar sus dos Revistas favoritas: París Match y la revista cubana Bohemia.

Todas las Navidades que vivió en México, no dejó una sola sin comprar y llevar a su familia las peladillas y las castañas. Sólo él tenía esa costumbre.

Hasta el final de su vida, pasaba todas las noches, antes de llegar a su casa, a saludar a sus hijos solteros. Charlaba con ellos mientras se fumaba un puro, se despedía y se iba.

Para concluir, Fernando Vázquez Ocaña fue el consuegro del Héroe del Proletariado y Líder Sindical de las Minas de Riotinto, Eladio Fernández Egocheaga.

FOTOGRAFÍA: En la imagen, Josefina Fernández, durante la lectura de la carta, Maruca Posadas y Francisco Expósito, durante la clausura de las jornadas.

hom-f-vazquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.