UNA GÁRGOLA PARA PACO ARIZA

Por José Javier Rodríguez Alcaide
El arte de Paco Ariza aporta otro tipo de conocimiento a la vieja o reciente historia de Baena que además la complementa. Las imágenes artísticas de sus personajes, conjuntos, cosas fijan las costumbres y usos de Baena en su Historia.
Así, los Juan Alfonso y Santo de Henares, emplazados en el centro administrativo de la ciudad, hacen discurrir en paralelo la historia, sus personajes, actores junto al artista.
Paco ha ayudado a que camine historia del pueblo junto a sus creaciones, tales como el judío, el tambor, el grupo de aceituneros, sitos delante de la iglesia de Guadalupe.
La interpretación del pasado e incluso del presente puede lograrse a través de sus ideaciones porque pasear por Baena es un diálogo entre su propia historia y el arte de Ariza hecho historia. Hay un trasfondo cultural en el hecho de que los baenenses acepten y admiren las imágenes de paisano artista.
Cuando Paco Ariza muera será para su pueblo una especie de espejo del tiempo, porque una de sus aspiraciones es la de pervivencia en ese tiempo y sus creaciones le harán ser recordado en el transcurso de horas y días.
Sus imágenes vigilan la ciudad y el debería también vigilarla desde una gárgola que se instalara en una esquina del alar de Santa María La Mayor. Una gárgola que le recordara y sirviera, además de para drenar las aguas del tejado del templo, para que el espíritu de Ariza ahuyentara el Maligno e impidiera un mal a Baena.
Cuentan que cuando un catedrático famoso fallecía en la Universidad de Oxford se le perpetuaba en una gárgola con forma de grifo. Si así se hiciera con Paco Ariza el grifo, como atributos, debería portar pincel, gubia, una aceituna y en sus alas sus nuevas arquitecturas. Debería ser emplazado mirando al noroeste, al «finis terrae» de Baena.
Paco, que es comedimiento, discreción, paciencia y buen gusto, es la mejor alegoría de las artes que quedaría siempre viva en esa gárgola con forma de grifo.
Quizás con el tiempo se lleguen a colocar otras gárgolas en Santa María La Mayor para recordar a ilustres baenenses en las Letras y en las Ciencias.
La gárgola, dedicada a Paco Ariza, funcionaría en el futuro cual conciencia para que Baena no se olvidara de las Artes.

gargola-paco-ariza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.