PRESENTACIÓN EL LIBRO SOBRE LOS JUEGOS DE BAENA EN LOS AÑOS CUARENTA Y CINCUENTA

ESTE SÁBADO SE PRESENTA EL LIBRO SOBRE LOS JUEGOS DE BAENA EN LOS AÑOS CUARENTA Y CINCUENTA, UN VALIOSO DOCUMENTO PARA LA MEMORIA
Rafael Ruiz Arjona y Rafael Carmona Ruiz presentarán este sábado, 23 de abril, el libro “Juegos tradicionales de los chiquillos y chiquillas de Baena”. Este valioso documento recupera aquellos juegos con los que se divirtieron en los años cuarenta y cincuenta muchos baenenses. Sin duda, es una de las grandes publicaciones que se han realizado en los últimos años para recuperar la memoria de Baena. El acto tendrá lugar en la Casa de la Cultura, a partir de las 20.00 horas.

Os dejamos con unas palabras introductorias en las que se explica el origen y evolución del juego. Las ilustraciones del libro han sido realizadas por Ávila.

PROPÓSITO DEL LIBRO
Este libro está concebido hoy dentro de la modernidad que existe en los juegos, para no perder los encantos que poseen los más elementales de ayer. Con ello pretendemos analizar los juegos y pasatiempos con los que contaban para su ocio y desarrollo corporal los chiquillos y chiquillas de Baena en la década de los años 40-50 del siglo pasado.

El status social de la población infantil se podía deducir por el juguete o los juguetes de los que se disponía, la escasez de recursos económicos de aquella época agudizaba el ingenio de los chiquillos, quienes eran capaces de improvisar sin ningún material multitud de juegos o fabricarse un juguete con escasos medios. Hoy, no sabemos si será acertado indicar una falta de creatividad en los chiquillos que sólo se atienen al juguete sofisticado que le compran los mayores. Con el paso del tiempo y nuevas opciones recreativas parece que ha disminuido la capacidad de crearse sus propios útiles para jugar, deducción que resulta de contrastar la forma de jugar de ayer y de hoy.
Es obvio que el mundo evoluciona en todas las direcciones y ello ha dado entrada al juguete comercial, gran número en una buena línea educativa, esto es bueno, pero no por ello nos deja de preocupar la pérdida y olvido de juguetes y juegos de antaño, que han ido desapareciendo, con el riesgo de menoscabar esta parte de la cultura popular infantil; su prolongada ausencia terminaría por dañarla, su recuperación, al menos, documental será un testimonio y un conocimiento positivo. Nuestra primera preocupación es sacar estos juegos, con sus esquemas y modos de jugarlos, de la penumbra. La cultura de los pueblos impone no olvidar los hechos, ni los grandes ni los pequeños, que han ido conformando su historia.

El origen del juego infantil es la necesidad connatural que el chiquillo tiene de jugar, es como una estructuración vital en una fase de su vida que tiene que acontecer, como tiene que pasar por la escolaridad. Es un hecho que desde hace algunas décadas sólo encontramos juegos para practicar en solitario de forma sedentaria, disminuyendo una parte importante de la colectividad. Así, hemos dejado de ver ese mundo espectacular de la infancia inmersa en sus juegos, que ha ido decayendo progresivamente, anulado por el propio desarrollo de la vida de consumo en el que el juguete comercial se ha impuesto, a lo que hay que unir la pérdida de espacios y el tiempo que se tiene que dedicar actualmente a deberes extraescolares. Los juegos a los que nos referimos de otra época, con su diversidad temática entre sus principales virtudes, cada uno adecuado a diferentes edades, cada uno con sus letanías y con sus lances, forman un compendio, un ensamble y conjunción armónica que indican salud corporal y espíritu sociable.

Los juegos tradicionales que se traen a este trabajo se caracterizan por su diversidad: los hay para todas las características personales (diferentes niveles de capacidad física, de destreza y habilidad, edades de los jugadores), condiciones (con mayor o menor número de reglas, que implican mayor o menor número de jugadores), espacios (la calle, patio de la casa, descampados, eras,…) y materiales (ningún elemento, bolas, trompos, huesos,…). Aunque cada juego pudiera estar más indicado según la capacidad corporal, intelectual o edad de los participantes, sí era lógico que los chiquillos con mejores cualidades atléticas tuvieran afinidad por aquellos juegos de mayor implicación corpórea y que además comportaran ciertos riesgos, pero ninguno de los juegos excluía a nadie.
Las reglas del juego, bien observadas, siempre terminan por identificar al mejor preparado. Los juegos, por tanto, son un filtro que detectan y definen cualidades en los niños y las niñas.
Jugar no es solamente hacer ejercicio que beneficie el desarrollo corporal, sobrelleva también una educación y disciplina en el comportamiento y saber acatar unas reglas. El juego socializa al niño y quizás sea aquí donde se comienza a poner orden en su vida, a aprender a acatar unas normas y a obedecer reglas que les exige la vida en sociedad.

No sólo se ha perdido una forma de hacer diversión, sino modos saludables de cubrir el ocio infantil. ¿Acaso dudamos que la ausencia de juego pueda incidir en la obesidad que hoy se detecta en cierto sector poblacional infantil? El tiempo ha ido cribando las formas de jugar y auspiciando el juego sedentario en soledad, habiéndose perdido además otro factor interesante: la comunicación. Para no perderla los chiquillos de Baena tenían una buena cartera de opciones.

Si el olvido ha dejado perder cierta parte de esta historia de los juegos tradicionales, por lo menos nos queda un remanente de ellos en la memoria y ahora queremos recuperar todo aquello que divertía a una generación ya cargada de años, reivindicar el idealismo infantil del chiquillo de Baena y la contribución del divertimiento de la chiquillería de un pueblo a mantener lo lúdico.
La infancia del chiquillo se cierra cuando deja de jugar y comienza a definirse por otras tendencias que paulatinamente lo van apartando del juego, es la cronología de la vida que va cumpliendo sus ciclos, lo pasado ya no va a resurgir, pero todo deja constancia de que el chiquillo muchas veces ha llevado a sus juegos la mera imitación de la vida.

Juegos tradicionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.