NUEVO BOLETÍN DEL GRUPO AMADOR: EL CENTENARIO DE JOSÉ AMADOR DE LOS RÍOS EN 1918

El nuevo boletín del Grupo Amador recoge los actos celebrados en Baena para conmemorar en 1918 el primer centenario del nacimiento de Amador de los Ríos. Entonces se pensaba que había nacido el 30 de abril de 1818 y no se conocía la documentación que ha descubierto que vino al mundo un 1 de enero de 1816. Os dejamos con parte de su texto:

“Baena se convirtió en ciudad española de la cultura en 1918 gracias a uno de sus hijos más ilustres. Intelectuales del país rindieron homenaje a José Amador de los Ríos con motivo del centenario de su nacimiento y Baena atrajo la mirada de la cultura nacional. La mayoría de periódicos de la época, como El Debate, El Universo, Abc, La Época, El Sol o El País, dedicaron artículos elogiosos al polígrafo baenense. Los preparativos para conmemorar esta celebración se habían iniciado años antes cuando dos periódicos locales, El Ferrocarril y Juventud , lanzaron la idea de organizar unos actos acordes a la importancia de Amador de los Ríos. La propuesta la destacaron entonces periódicos como el Diario de Córdoba o La Correspondencia de España. Eso ocurrió en 1915 y una revista que se editaba entonces en Granada, La Alhambra, destacó la citada iniciativa e instaba a la capital andaluza a sumarse a los actos: “(…) nosotros creemos que Granada, cuya historia arqueológica está muy enlazada con Amador de los Ríos y con su ilustre hijo D. Rodrigo, debe tomar parte en esa justa demostración de respeto y de cariño a la memoria de un andaluz insigne”. El número 25 del periódico Juventud, tras otros artículos publicados con anterioridad, recogió en 1915 una información en la que resaltaba la importancia que debía tener la celebración: “El deber de los baenenses que se precien de serlo es hacer algo grande, unas fiestas que dejarán memoria en las generaciones venideras, que siempre recordaría con orgullo a los antecesores que se honraron al enaltecer al más brillante de sus prestigios”. La publicación, difiriendo de El Ferrocarril, propuso la creación de una comisión para la organización del programa de actividades, que debía contemplar “un programa de fiestas artísticas y literarias que se harían con todo el buen gusto y esplendor que se debe esperar en una ciudad rica y culta”. Asimismo, Juventud hacía un llamamiento a la necesidad de fundar un ateneo antes del centenario con el objetivo de elevar “nuestro nivel intelectual y moral”, ya que de esta manera Baena “se pondría a la altura de otros pueblos, que si bien menos ricos e importantes, iniciaron con anterioridad la saludable corriente de cultura”. Su hijo Rodrigo, en una carta publicada en 1916, se uniría al proyecto del centenario y al de erigir un monumento público a su padre: “Medios y recursos sobran a Baena, y yo, que me honro y ufano de ser su hijo adoptivo, abrigo la confianza y tengo la fe en que, aquellos que pueden, no habrán de negar su concurso para empresa que tanto habrá de honrarles, y tan alta ha de poner a Baena entre los pueblos cultos, pues no todo ha de ser política” (La Alhambra, 15 de octubre de 1916).

El Ayuntamiento se volcó con la efemérides y preparó con entusiasmo una celebración a la que, finalmente, no podría asistir su hijo Rodrigo, fallecido un año antes y que había colaborado en los actos previos de esta conmemoración. Así lo recoge la sesión municipal del 18 de mayo de 1917, en la que se lee una carta de Rodrigo enviada por su hijo Alfonso al Ayuntamiento de Baena. En la misiva, Rodrigo asegura que remite 125 ejemplares de un tomo de poesías originales de su padre, cincuenta de una leyenda árabe granadina, de la que es autor Rodrigo, y ejemplares de un folleto arqueológico sobre antigüedades salvadas y perdidas en el que se habla de algunas de Baena. Rodrigo dice en la carta que con este ofrecimiento “no llevo otro propósito, sino el de rogarle que, después de aceptar para usted y para el municipio que preside el número de ejemplares que crea conveniente, haga poner a la venta los restantes en el casino o en donde estime oportuno o disponga que, su importe, se agregue a las sumas recaudadas para ayudar a la celebración en 1918 del centenario del nacimiento de mi señor padre”. La carta está fechada en Madrid el 7 de mayo de 1917. En la sesión municipal se lee otra enviada por su hijo Alfonso en la que cuenta que su padre había escrito la anterior misiva pocas horas antes de fallecer.
En los meses siguientes se abordarían aspectos de la organización del acto en los distintos plenos municipales. El 3 de abril de 1918 se acordó autorizar la colocación de la primera piedra del futuro monumento a Amador de los Ríos, tal y como recoge el libro de actas municipal: “El Señor Hita expuso que traía encargo de la junta organizadora del centenario de Amador de los Ríos para pedir permiso al Ilustrísimo Ayuntamiento para emplazar una estatua de este insigne baenense, que es gloria legítima de esta ciudad, en el Paseo de la Plaza de la Constitución o Coso, estatua cuya primera piedra ha de ponerse el treinta del actual; y el Ilustrísimo Ayuntamiento acordó después de varias frases encomiadoras por la junta del centenario y de su presidente, por la labor patriótica que harían dar con el mayor gusto el permiso que se solicita”.

Pero, como recordaría el diario Abc en su edición del 30 de abril de 1918, quedaba el lamento de Juan Valera por la falta de reconocimiento al ilustre baenense tiempos atrás: “Hace ya muchos años que otro escritor maestro, D. Juan Valera, se dolía de que no se ensalzase con la solemnidad y aparato merecidos el nombre de quien era reconocido allende nuestras fronteras ¡antes que en España! como ‘maestro en escribir la historia y príncipe de los investigadores históricos’. Y esto se escribía en lejanas tierras y para otras razas cuando aquí era perseguido por la pasión política y despojado de su cátedra en la Universidad Central el glorioso maestro de los Menéndez Pelayo, los Castelar, los Cánovas del Castillo, los Alonso Martínez, el primer historiador de nuestra Literatura, el autor de libros, estudios y crónicas que adjudican a su trascendental y fecunda labor derecho indiscutible a la inmortalidad”.

DOS DÍAS DE CELEBRACIÓN
Los actos tuvieron lugar el día 30 de abril y el 1 de mayo. El periódico madrileño El Debate destacó la celebración en sus páginas. En la edición del 30 de abril de 1918, aunque la noticia está fechada a día 29, se recogen los actos previstos (…)”.

 CENTENARIO-AMADOR-EN2016.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.