POEMA DE JOSÉ JAVIER RODRÍGUEZ ALCAIDE SOBRE SUS RECUERDOS DE LA TORRE DE LA IGLESIA DE SAN BARTOLOMÉ

VENCEJOS DE MI INFANCIA

Torre de San Bartolomé,
torre de alta mirada,
que no llega al cielo
de luceras estrelladas
Subí escalón a escalón
con mis miedos, asombrado,
a la espera de encontrarme
al negro vencejo, adormilado.
No se le oía chillar
a coro de falsa rabia
en el hueco de su ventana
pero hablar, sí que hablaba.
¡Qué soledad la de la torre
y la de sus campanas
cuando el toque las desgarra!
Tras el toque, los vencejos
saltan desesperados a volar,
sin dirección con chillidos
por palabras.
Escapan de sus miradas
deprisa, chillan, revolotean,
no se miran, no se abrazan.
Se alejan, alocados,
de las campanas.

José Javier Rodríguez Alcaide,
Hijo Predilecto de Baena

NOTA: La imagen es una fotografía de 1948 de la fachada de la iglesia de San Bartolomé.

Torre S Bartolome

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.