LA IGLESIA DE MADRE DE DIOS PRESENTA RIESGO DE DERRUMBE DE SU CÚPULA. EL CORO ESTÁ APUNTALADO. EL GRUPO AMADOR DE LOS RÍOS DEMANDA UNA RÁPIDA ACTUACIÓN

El Grupo Cultural Amador de los Ríos, ante el deterioro que se ha producido en los últimos años en la iglesia de Madre de Dios, ha mostrado su preocupación ante el riesgo de derrumbe que presenta su cúpula ante la próxima llegada de las lluvias, además del peligro que existe también en el coro del templo de las monjas de clausura dominicas de Baena. Esta situación ha provocado que se suspendan las celebraciones religiosas en el altar mayor, pues las vigas del tejado situadas por encima de la cúpula presentan hundimiento. Como ha podido constatar esta asociación cultural, ha sido necesario apuntalar el techo del coro (ver imagen) ante la posibilidad de que se desprendiera. La comunidad de dominicas regresó a Baena en 1955 tras el grave incendio que afectó al convento. La primera intervención en los tejados se llevó a cabo en 1958 y en 1959 volvió al culto la iglesia. A finales de los años setenta se acometieron otras obras, aunque no contaron con fondos suficientes ante la envergadura de la actuación que se requería.
Desde el Grupo Cultural Amador de los Ríos se ha presentado ante el registro del Ayuntamiento de Baena, con fecha del 3 de septiembre, un escrito en el que se insta al Ayuntamiento que se solicite la declaración de la iglesia como Bien de Interés Cultural para que se reconozca la importancia de este monumento construido en el siglo XVI y que presenta un gran valor artístico, además de histórico. Asimismo, la asociación demanda al Ayuntamiento que promueva las iniciativas necesarias para que se proceda a una actuación de urgencia para evitar que se produzca el hundimiento de la cúpula y pueda dañarse la importante colección de pinturas del altar mayor.

IMPORTANCIA
La iglesia de Madre de Dios es uno de los más tempranos ejemplos de arquitectura renacentista en la provincia de Córdoba. Pese a que la estructura del convento sufrió grandes daños durante la Guerra Civil y se produjeron reformas, la iglesia no ha sido alterada. Las obras de fábrica de la iglesia de Madre de Dios fueron iniciadas sobre 1525 por Hernán Ruiz I, siendo continuadas por su hijo Hernán Ruiz el Joven, dos reconocidos artistas andaluces. La iglesia tiene planta de nave única, crucero y dos capillas adosadas. Está cubierta con una bóveda de cañón con lunetos. Artísticamente, lo más notable es la solución que dio Ruiz el Joven a la capilla mayor, que concluyó en 1539, tras los diseños de Diego de Siloé. Se trata de una bóveda de horno de planta poligonal, cubierta por bandas verticales adornadas con motivos florales, que alternan con hileras de figuras que representan apóstoles, ángeles y querubes. El crucero se separa del cuerpo de la nave por una reja del siglo XVI, que está relacionada con el taller del Maestro Bartolomé. Esta reja se divide en tres cuerpos y está coronada por una crestería vegetal con los escudos de los patronos.
El retablo mayor, realizado en mármol, está formado por banco, cuerpo único y remate en frontón. El espacio central está ocupado por una pintura de temática dominica, de mediados del siglo XVII. Delante se encuentra un templete de metal dorado y mármoles policromados, que se remata con una cúpula. En el cuerpo del retablo destacan una serie de 64 cuadros de estilo diverso, destacando dos de mayor tamaño, con los temas de la Epifanía y la Adoración de los Reyes, que están atribuidos al taller de los Bassano.

VALOR SIMBÓLICO PARA ANDALUCÍA
El valor histórico de la iglesia de Madre de Dios, además de ser un gran ejemplo de templo recuperado tras los daños sufridos durante la Guerra Civil, cuya techumbre fue destruida, radica también en que ha sido reconocido como uno de los primeros lugares en los que se localizó el escudo de los condes de Cabra, fundadores del templo baenense, con las veintidós banderas o estandartes nazaríes ganados a los musulmanes en la batalla de Lucena. Este escudo se encuentra en el altar mayor del convento de Madre de Dios. De las 22 banderas del escudo del conde de Cabra, 18 son verdes y blancas. Este escudo es una de las primeras referencias de la utilización de los colores blanco y verde como símbolo de Andalucía.

Coro apuntalado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.