RODRIGO AMADOR DE LOS RÍOS: UN INSIGNE ARQUEÓLOGO CON RAÍCES BAENENSES

“A medida que la civilización avanza y las poblaciones se modernizan, los testimonios arqueológicos y las memorias históricas van poco a poco desapareciendo, y los monumentos erigidos en pasadas edades son destruidos por la codicia, por el abandono y por la indiferencia; factores todos que, aislada o conjuntamente, salen siempre al encuentro de quien pretenda en nuestros días estudios de cierta naturaleza”

AMADOR DE LOS RÍOS, R.: “El castillo de Pioz en la provincia de Guadalajara”, La Ilustración Española y Americana, nº XXXIX, Madrid, 15 de septiembre de 1899.

“Ya que los escritores catalanes muestran tan natural como ferviente predilección por cuanto pueda atestiguar en algún modo á través de los tiempos la personalidad de Cataluña, no será mucho pedirles fijen su atención alguna vez en otras personalidades que en España existieron, á fin de conocerlas y de no incurrir en errores, que ellos han de ser los primeros en condenar y corregir, procediendo honrada y notablemente, como precedieron sus antepasados en aquellos días azarosos en que, al sacudir la dependencia de los reyes francos, lograron reconstituir un Estado libre, poderoso, lleno de vigor y de vida, que al fin vino a integrar la nacionalidad española”

AMADOR DE LOS RÍOS, R.: “Una escultura de Pedro Millán en Aracena”, IEA, nº XXXV, Madrid, 22 de septiembre de 1898, 170.

La figura de Rodrigo Amador de los Ríos y Fernández de Villalta, hijo de José Amador de los Ríos, es de unas dimensiones que no puede pasar desapercibida para los baenenses. Aunque nacido en Madrid, donde también falleció en mayo de 1917, mantuvo una estrecha vinculación con la villa de Baena y mostró una gran preocupación por la conservación del patrimonio histórico de la localidad. Si Valverde y Perales es el pionero de la arqueología en Baena y uno de los más destacados investigadores de la provincia, en Rodrigo Amador de los Ríos encontramos a uno de los grandes arqueólogos españoles de finales del siglo XIX y principios del XX. Su trayectoria abarca una gran cantidad de facetas investigadoras. Como su tío Demetrio de los Ríos, fue uno de los grandes defensores de la recuperación del yacimiento de Itálica, tras ser designado en 1911 director de los trabajos en el anfiteatro de Itálica.
La importancia de Rodrigo Amador de los Ríos es enorme para la historia y arqueología española, tal y como reconocerá José Antonio Zapata Parra en un artículo que publicó en la revista “ArqueoMurcia”, en julio de 2004. Zapata Parra destacará los siguientes aspectos en Rodrigo:
“a) A nivel arqueológico y epigráfico, su labor en el Museo Arqueológico Nacional, ya sea como ayudante o posteriormente como director, le pondrán en contacto con numerosas piezas arqueológicas que serán estudiadas y publicadas por primera vez. Adquiere piezas y reliquias para el museo y realiza los primeros catálogos del mismo, y sobre todo elabora informes para que numerosos yacimientos y restos arqueológicos de España sean salvados de la destrucción y el abandono. Será uno de los redactores del proyecto de ley en materia arqueológica, que posteriormente será publicado en 1911, y sobre el que se regirá la arqueología del siglo XX hasta su último tercio. En cuanto al
estudio de la epigrafía arábiga, es el primero en realizar una historia de la escritura monumental en España, recogiendo para ello todas las inscripciones existentes y publicándolas en 1883. Es el primero en apuntar la existencia de varios tipos de escritura árabe, no solo la cúfica y la cursiva, sino también la que el denomina mudéjar, así como las variantes de las anteriores y las diferencias locales que existen entre ellas. También es el primero en publicar las inscripciones árabes de Córdoba y Sevilla, así como las contenidas en el Museo Arqueológico Nacional.
b) A nivel histórico, la mayor aportación de nuestro autor es realizar la historia universal de varias provincias a partir de estudios locales. Para ello, Rodrigo Amador de los Ríos estudia todos los escritos que sobre una región existen, para después sintetizar todos los conocimientos adquiridos, que junto a las nuevas noticias y estudios aportados por él, dan lugar a esa historia global con matices de universalidad, que se insertan en la Historia de España. En sus obras el protagonista es el lugar, los monumentos y los acontecimientos.
c) A nivel artístico, su mayor aportación es desarrollar el estilo mudéjar, creado por su padre años antes. A través de diferentes estudios tanto de carácter monumental como arqueológico y epigráfico demuestra la existencia de dicho estilo en ciudades como Sevilla, Córdoba y Toledo. Todos los estudios arqueológicos, históricos y artísticos de nuestro autor tienen como fin el patrimonio y la cultura. Denunciará una y otra vez la venta de reliquias, el abandono de yacimientos arqueológicos y monumentos, la presión urbanística y su influencia en el deterioro del patrimonio; acusará a concejales y ministros, todo cuanto sea necesario para la conservación del monumento y del patrimonio español; y aunque en más de una ocasión su voz no sea escuchada, su lucha y su tesón, lograrán salvar y dar a la ciencia arqueológica y al patrimonio el respeto que merecen, pues las considera como salvadoras de nuestra cultura e identidad”.

A continuación os incluimos el enlace para acceder al artículo completo:
http://www.arqueomurcia.com/revista/n2/pdfs/rodrigoamador.pdf

Rodrigo Amador de los Rios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.