“María Magdalena en los Evangelios y otras fuentes”

El sábado 2 de febrero, la Hermandad de Santa María Magdalena de la Real Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario y Santo Cristo Resucitado, con motivo del inicio de diferentes actividades organizadas con motivo del XXV aniversario de su fundación, llevará a cabo una conferencia titulada “María Magdalena en los Evangelios y otras fuentes”, a cargo de Isabel Mariscal Castellanos, perteneciente a la Congregación de Misioneras Cruzadas de la Iglesia, teóloga especialista en catequesis y Biblia. Dicha conferencia será en la sede de la Agrupación de Cofradías, a las 20.30 horas.

Conferencia Magdalena

Relato

Rodríguez Alcaide nos acerca en este relato a los años en los que los jóvenes debían examinarse en Jaén del Bachillerato, por lo que los baenenses debían coger el tren en Luque para hacer la decisiva prueba. En aquellos tiempos los niños se forman en centros como el colegio que tenían los jesuitas en la calle Mesones, antecedente de la escuelas profesionales de la Sagrada Familia. El texto lleva por título “En los jesuitas” y la fotografía es una imagen de la Fuente de Baena del año 2007:Fuente Baena“Infunde respeto y desasosiego sentarse ante un Tribunal a los diez años. Eso me sucedió a mí recién cumplida esa edad en mi examen de ingreso en el Instituto de Enseñanza Media de Jaén. El día anterior había tomado el tren en la estación de Luque para arribar a la de Jaén y dormitar en la pensión para superar aquella terrible prueba. La máquina se cargó de agua desde el surtidor en Luque y comenzó su lento traqueteo hacia su destino; la peña de Martos emergía en el horizonte mucho antes de pasar por Alcaudete y seguía vigilándome hasta pasar Torredonjimeno. En esa montaña se despeñaron los hermanos Carvajal según cuenta la historia y la leyenda y aquella noche en el hotel yo no pensé en el examen del día siguiente sino en cómo rodaron pendiente abajo aquellos hermanos Carvajal.
Me senté ante un tribunal en el que me pareció muy simpática doña Águeda, quien tenía fama de ser un ogro de las matemáticas. No me recuerdo confuso, ni resignado, ni angustiado por la seriedad de aquellos tres profesores; más bien tranquilo porque no esperaba que las preguntas fueran difíciles ni las pruebas de dictado y redacción. Mi estancia en Jaén duró tres días porque, admitido en el bachillerato, tuve que examinarme de las asignaturas de primer curso. Eso sucedía en Junio de 1948. Terminado el examen regresamos a Baena y yo sentí que empezaba en aquel viaje mi primer enfrentamiento con la vida y que adquiría oficialmente una seria responsabilidad ante mis padres y mis profesores en los jesuitas: don Mauro, de latín, don Antonio Candel, de Matemáticas, don Daniel Rejón de Ciencias Naturales. Nunca tuve a mi padre de profesor; ni en el Juan Alfonso de Baena ni en los jesuitas de calle Mesones. Aquella responsabilidad fue valorada con nota media de sobresaliente y matrícula de honor.
Recuerdo a algunos compañeros; por ejemplo, el gran jugador de fútbol que era José Antonio Sánchez, hijo del médico que tenía su consulta en el parque, casas ambas de molino de don Francisco Núñez; a Pepe Fernández, también hijo de médico que vivía al empezar la muralla en una casa muy grande, junto a la de don Ángel el párroco de Guadalupe; a Ángel López Torné, hijo de médico que tenía su consulta cerca de la “plancha”, a Manolo Horcas, hijo del fotógrafo, que alcanzó su puesto de catedrático de historia en el Instituto de Baena; a Cubillo y al sobrino del canónigo don Rafael Gálvez que prologó el libro de mi padre y a Rojano con su brazo con parálisis. Con esos camaradas estuve hasta que cumplí los doce años y me examiné de tercero de bachiller en el Instituto Aguilar y Eslava de Cabra. Si a Jaén íbamos en tren desde Luque a Cabra íbamos en el “Corpas”, un microbús que renqueaba subiendo las curvas de Baena una vez pasado el puentecillo del Marbella y la Fuente Pública de Baena.
Cuando terminé el primer año de bachillerato con tan alta calificación mi padre me obsequió, quizás para hacerme más religioso, un misal completo con cantos dorados y encuadernado en piel con los evangelios y las epístolas de Pedro, Pablo y Santiago.
No es mala cosa enfrentarse a un tribunal de examen a los diez años ni a profesores desconocidos en Jaén o en Cabra; esa responsabilidad me hizo ir madurando a zancadas pues sabía que no tenía protección de ninguno de mis padres que eran, a su vez, maestros. Tengo grabado en mi memoria el Claustro del Aguilar y Eslava y los artesonados de sus grandes aulas, frente a las exiguas habitaciones en las que estudiábamos en calle Mesones. En Mesones no cabían los novillos ni la libertad de correr por calles; solo cabía estudiar para pasar el examen en Jaén o en Cabra. Allí imponía orden don Juan Maldonado y desde lejos el padre Villoslada”.

José Javier Rodríguez Alcaide
Catedrático Emérito de la Universidad de Córdoba

LA REVISTA ITUCI

Una de las publicaciones más destacadas aparecidas en los últimos años en la provincia de Córdoba nació en 2011 en el IES Luis Carrillo de Sotomayor. El departamento de Geografía e Historia, coincidiendo con el traslado a las nuevas instalaciones del instituto, puso en marcha la revista “Ituci”, una revista que alcanzará este año su tercer número y que se ha consolidado por la importancia de los trabajos presentados y su difusión. Como decía el director del IES, Antonio García, con “Ituci” se alcanzan grandes objetivos como “desarrollar los contenidos curriculares, mejorar los resultados académicos, conseguir las competencias básicas, difundir la cultura local y comarcal…”. Os incluimos los enlaces a los dos números publicados hasta ahora.

Número 1

Número 2

Efectos de la crisis en el tejido empresarial de Baena

La crisis económica está afectando de manera importante al tejido empresarial de Baena. Solo en el último año se perdieron en la localidad 18 empresas en el régimen general de la Seguridad Social, siendo el tercer municipio de la provincia, tras Córdoba y Pozoblanco, que registra una mayor caída. El ránking municipal por número de sociedades lo encabeza la capital con 9.849, seguida de Lucena (1.435), Puente Genil (695), Montilla (663), Priego (615), Pozoblanco (561), Palma del Río (556), Cabra (493) y Baena (468).
En los últimos cinco años el municipio que ha sufrido un mayor descenso de empresas ha sido Baena, que ha perdido un 15,2% de su tejido empresarial entre el 2008 y el 2012. Significativo ha sido el decremento de Pozoblanco (-13,15%) y Puente Genil (-13,01%), mientras que con bajadas superiores al 10% se encuentran también Lucena (-11,25%) y Córdoba (-11,02%). La caída ha sido menor en Montilla (-9,42) y Cabra (-9,37%) y es inapreciable en Palma del Río (-0,17%).
Diario Córdoba recoge hoy un análisis de la evolución empresarial en la provincia:
diariocordoba

 

Información de la web Baena Cultura

La web de Baena Cultura presenta un gran contenido cultural de la localidad. Entre los documentos que se pueden consultar se encuentra la serie de boletines publicados por el Museo Histórico de Baena, que recogen las novedades y descubrimientos arqueológicos que se siguen produciendo en la localidad. La publicación está dirigida por el arqueólogo municipal, José Antonio Morena.
baenacultura.es

Certamen de Fotografía “Arco Oscuro”

El jurado de la vigésima edición del Certamen de Fotografía “Arco Oscuro”, uno de los más longevos de los que se convocan en la provincia, ha dado a conocer los premios del concurso fotográfico, que han recaído en los siguientes trabajos:
-Premio a la mejor fotografía en el apartado “Semana Santa en general”, para la fotografía titulada “Se hizo la luz”, de José Carlos Priego Rodríguez.
-Premio a la mejor fotografía relacionada con la Cofradía del Xto. Cristo del Perdón, (Silencio) a la fotografía titulada “Entre faroles”, de José Carlos Priego Rodríguez.
-Premio de la mejor fotografía relacionada con la Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, y cartel de Semana Santa de la Agrupación de Cofradías, a la obra titulada “Entre Palmas”. de José Luis Soriano Morales.
Más información en la web de la Agrupación de Cofradías de Baena
semanasantabaena.com

“Baena digital”

Mañana viernes, día 25, a partir de las 20.00 horas, se presentará el periódico “Baena digital”. El acto contará con la participación de Juan Pablo Bellido (editor) y Jesús Cruz (director) y la asistencia de la alcaldesa de Baena, María Jesús Serrano. El acto tendrá lugar en la Casa de la Cultura de Baena. Desde el Grupo Cultural Amador de los Ríos felicitamos esta nueva iniciativa informativa en nuestra localidad y deseamos a sus promotores el mayor éxito.
Más información en la web del citado periódico:
baenadigital.com

Ruta lugares emblemáticos Valverde y Perales

El Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena ha diseñado una ruta con los lugares emblemáticos en los que vivió Francisco Valverde y Perales o tuvieron un protagonismo especial en Baena. Entre los espacios que recorre esta ruta se encuentra la Plaza Francisco Valverde, calle Alta, Arco de Consolación, Arco de la Villa, Castillo de Baena y Plaza de la Constitución, entre otros. Incluimos el recorrido y la explicación preparada por el director del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena, Jesús L. Serrano:
Ruta con los lugares emblemáticos

“Extraña costumbre”

Era una costumbre habitual en la posguerra. Los niños se separaban de las niñas en el colegio o cuando iban a la piscina había dos horarios distintos, aunque esto ocurría ya en los años sesenta. Hasta hace poco los hombres se colocaban en un lugar y las mujeres en otro para dar el pésame a los familiares de un difunto o, incluso, esperaban a que los hombres transmitieran su pesar a la familia del fallecido. José Javier Rodríguez Alcaide nos recuerda lo que ocurría cuando se acudía a misa.

La fotografía, que ilustra el relato, es un detalle del adorno de la puerta principal de San Bartolomé.

Puertas S Bartolome
“EXTRAÑA COSTUMBRE
El cancel de San Bartolomé era una alta contrapuerta de tres hojas; la de frente hecha a cuarterones y las dos laterales estaban ajustadas a las jambas de la gran puerta de entrada; cerrado el cancel por su techo evitaba las corrientes de aire y amortiguaba las voces de los que no entraban a misa y se quedaban en el cancel charlando y fumando; naturalmente siempre eran hombres en la misa dominical del mediodía.
Nunca me detuve a pensar cómo podía haberse creado y autosostenido aquella costumbre. Solo me contenté con contemplarla sin analizarla. Llegaban los matrimonios a la misa de doce; ellas entraban en la iglesia y muchos de sus maridos se quedaban en el cancel charlando y fumando. Aquello parecía un hábito de solidaridad masculino. Se leía la epístola y el evangelio, el cura daba su plática, esa especie de razonamiento que hace el predicador para exhortar a practicar la virtud, reprender los vicios o faltas de los fieles e instruir en la doctrina cristiana, y terminado el ofertorio sonaba la campanilla de monaguillo anunciando la consagración, núcleo central de la eucaristía. Al son de la campanilla entraban desde el cancel los hombres a tropel, habiendo tirado las colillas, y se colocaban cerca del baptisterio al final de la nave del templo. Terminada la consagración de nuevo volvían a salir al cancel y reiniciaban su conversación hasta que sus esposas salían tras el “íte misa est”.
Pocas cosas me podían parecer a mis diez años más horrendas. Yo quedaba junto a mis padres en el templo durante toda la misa y mi padre no se separaba de mí ni de mi hermana y mi madre y jamás llegué a conocer la razón de tan curiosa costumbre. Quizás no quisieran escuchar la homilía del cura y era más educado esperar fuera que salirse cuando subiera al púlpito; quizás creyeran que los introitos eran añadidos innecesarios a lo transcendental e importante: la consagración del pan y del vino; quizás era el momento de conversar sobre la cosecha, los negocios o la administración del pueblo. Pudieran ser caballeros generosos que acompañaban a sus esposas a la misa, reverenciaban la consagración, y las recogían al final de la misa, endomingadas, para dar un paseo. Me pareció un mentiroso disfraz de la inexorable convicción que lleva consigo una costumbre social.
Preguntados mis padres sobre esa moda social no supieron darme razón de su fundamento. Me pareció una costumbre críptica, pues lo verdadero jamás se decía ni hacía, sino que se representaba por el signo arbitrario de, sonada la campanilla, dejaban de fumar y charlar, abandonaban el cancel y se postraban en el momento de la consagración. Quizás pensaran que salvo la consagración el resto eran tiempos de mujeres y niños y no de hombres de “pelo en pecho”.
Baena en los años cuarenta era una suma de pequeñas y resbaladizas pirámides en las que nadie era capaz de hacer una fisura o crearse un agarre. La única manera de progresar en la pirámide en general era por matrimonio con uno o una de las clases regentes. Muy pocos apellidos se situaban en los ápices de las pirámides y casi todos esos ápices oían misa en Guadalupe, templo, en el que el párroco don Ángel González nos ponía por separado a los dos géneros; al lado de donde se leía la epístola, la izquierda del cura, y en el lado de su derecha, donde se leía el evangelio. Hombres y niños a un lado, mujeres y niñas al otro.
Esta separación por razón de género tampoco yo llegué a entenderla porque yo iba siempre de la mano de mi madre y mi hermana se enganchaba de la mano de mi padre. Además de enfadarme me pasaba la misa pensando en lo barbián que era don Ángel, hombre arisco en negra sotana que se empeñaba en separar a la familia en la misa en lugar de ocupar todos nosotros un banco. Esta norma me pareció en Guadalupe tan extraña como la que acabo de relatar para San Bartolomé. La de Guadalupe me encabritaba y la de San Bartolomé aguijoneaba ni imaginación. Las dos costumbres se han quedado muy grabadas en mi memoria remota”.

José Javier Rodríguez Alcaide
Catedrático Emérito de la Universidad de Córdoba

Presentación programa de actividades centenario Valverde y Perales

El Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena presentó en la noche del sábado el programa de actividades para conmemorar el centenario del fallecimiento del historiador Francisco Valverde y Perales. En el acto, el periodista Francisco Expósito disertó en una conferencia sobre la importancia del ilustre baenense fallecido el 7 de julio de 1913.

Diariocordoba

 En la foto, de Mariluz Ariza, público asistente, con autoridades municipales y culturales de la localidad.

Acto Centro Doc JA Baena

Obra de Valverde y Perales

Ya se puede consultar toda la obra de Valverde y Perales en la web del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena. Desde su “Historia de la Villa de Baena”, a las “Antiguas Ordenanzas de la Villa de Baena”, su obra de teatro “Heridas de la honra” o “Leyendas y tradiciones. Toledo. Córdoba. Granada”, entre otras. Todo un esfuerzo que merece el reconocimiento de los baenenses y de todas las personas que quieran investigar la obra del insigne historiador baenense. Enhorabuena a la fundación pública del Ayuntamiento de Baena.
Si quiere conocer más sobre este proyecto, se puede consultar el artículo publicado en Diario Córdoba hace unos días.