Artículo de José Javier Rodríguez Alcaide

DE MI PUEBLO SUS HUERTAS

Había llegado el mes de marzo y empezaban a alargarse los días; los cortados de la carretera empezaban a verdear en sus alcaparras. Cuando se acercaba el crepúsculo el barrio de San Francisco empezaba a animarse pues subían los hortelanos hacia el pueblo y su plaza vieja; se animaba la puerta Córdoba con un poco de movimiento y de vida; las cabras venían ahítas de comer las primeras verderas y en las casa se quemaba en sus cocinas parte de la poda de ramones secos. Todavía quedaba algo de claridad en el azud del río Marbella.

La primavera volvía a mi infancia gélida, vacilante y casi furtiva, todavía sin mucho color pero llena de júbilo; cada día que pasaba riadas de luz se desplomaban del cielo sobre la cortada del Tinte y ya en Abril mantos floridos de deslumbrantes colores de manzanillones blancos y amarillos revoloteaban sobre la languidez de la cuesta pina que iba de la iglesia de San Francisco al comienzo dela Calle Córdoba.

Me alegraba que se acabara el melancólico encanto del invierno cuando en el horizonte acechaban hermosos destellos y crepúsculos vespertinos que todavía no se atrevían a iluminar con su rotundidad mi blanco pueblo. Yo contaba las estaciones como se hacía en el pueblo. Tiempo de matanza, tiempo de lechugas, tiempo de espigadero y era; tiempo de golondrinas, tiempo de tambores, tiempo de holganza; tiempo de candelas, de pajares y de berenjenas en las huertas.

Y en marzo, Semana Santa, en que la tristeza descendía sobre mi tierra pues Dios moría cada año de veras; se velaban los altares de color morado y la amarga pena se mezclaba con la extinción de cirios de olor a cera. Yo me llenaba de infinita tristeza la noche del Viernes Santo y en el Jueves de antes una procesión de mantillas negras llevaban el luto a mi acera.

Se callaban de San Bartolomé las campanas y yo bajaba el Viernes santo a San Francisco con mis zapatos nuevos. Sin embargo, el lunes de Resurrección, cuando la primavera irrumpía en las huertas, la fiesta de la lechuga me alegraba en la mañana abrileña. Veía, cuando bajaba al Marbella, que el murmullo renacía pues volvía la vida a la huerta; salían hormigas aladas y abejas desplegando en sus arrugadas alas la alegría de la primavera en Baena. Repicaban las campanas de Pascua en San Francisco y le contestaban los de San Bartolomé tan cerca; las de mi parroquia sonaban como si tuvieran grietas. Y ya al final de abril la estación anunciaba su tibieza con la danza de mosquitos que ascendían de las huertas. No hay nada tan delicioso como la luz de Abril posándose en sus riberas.

José Javier Rodríguez Alcaide

Catedrático Emérito

Universidad de Córdoba

“Economistas en el Tiempo”

 Ramón Tamames ha presentado esta tarde el libro Economistas en el Tiempo del que es autor José-María Casado Raigón, Catedrático de Economía Política y Hacienda Pública, editado por Aranzadi-Thomson Reuters.

 El libro dijo Tamames está muy bien estructurado, es atemporal y pasa a ser una referencia indiscutible para conocer la evolución del pensamiento económico español y el proceso seguido en la aparición de los estudios de Ciencias Económicas en nuestro país.

Destaca la aportación de seis grandes Economistas españoles desde la postguerra civil hasta hoy, entre los que se encuentra el propio profesor Tamames. Los otros son José-Luis Sampedro, Juan Velarde, Fabián Estapé, Manuel Varela y José Barea.

A lo largo de sus cuatrocientos setenta y nueve páginas el libro hace un recorrido por el tiempo pasado, reciente, presente y futuro. En el tiempo pasado describe las principales escuelas del pensamiento económico español y la evolución de la figura del Economista en España. En el tiempo reciente destaca las entrevistas largas y entrañables a los seis grandes Economistas españoles de posguerra vivos, antes referidos. En el tiempo presente destaca cómo se estructuran y organizan los Economistas españoles, y tienen lugar sus relaciones internacionales en un mundo globalizado.

Finalmente, en el tiempo futuro el libro explica el proceso de unificación llevado a cabo por los Economistas y Titulares Mercantiles para el conjunto del Estado español.

Se hace una exhaustiva referencia, en el apartado de Economistas en negro sobre blanco, a la literatura económica más reciente, destacando las revistas de interés sobre temas económicos, e importantes libros que avalan la consistencia de la ciencia económica y la profesión de Economista.

Tamames en su presentación añadió que el libro está escrito con un excelente vocabulario y una exquisita galanura, que atrae al lector tanto por su contenido, como por la forma en que se presenta. Su lectura recuerda la trayectoria académica y profesional del autor y sirve de modelo -añadió- por un estudio serio y detallado de nuestro pensamiento económico pasado y presente.

Artículo de Francisco Expósito

Francisco Expósito publica hoy una columna de opinión en Diario Córdoba  en la que resalta la importancia de Núñez de Prado

(http://www.enresa.es/files/multimedios/SA123_web.pdf)

para el aceite cordobés y andaluz tras el homenaje que recibió ayer en Baena (http://www.diariocordoba.com/noticias/cordobaprovincia/el-sector-del-olivar-reconoce-labor-pionera-de-francisco-nunez-de-prado_763453.html).

Publicación nuevo libro

Un nuevo libro sobre la guerra civil aborda el levantamiento militar en Baena en 1936. “Militares y sublevación. Córdoba y provincia 1936” dedica 33 páginas a lo ocurrido en Baena utilizando fuentes militares y bibliografía de autores como Moreno Gómez, Arcángel Bedmar o el teniente Rivas. El libro lo ha publicado Muñoz Moya Editores.

XIV Concurso de Pintura La Axerquía

Día 2 de Díciembre de 2012

1.- Podrán concursar a este premio cuantos pintores lo deseen.

2.- Los participantes solo podrán concurrir con una pintura. La técnica y demás características plásticas de la obra serán establecidas libremente por el autor y deben realizarse “in situ”. El formato nunca será inferior a 50 x 50 cm, sin enmarcar. El tema deberá estar relacionado con algún aspecto del “paisaje urbano y humano” del interior o perímetro delimitado.

3.- La inscripción se realizará el mismo día del concurso entre las 8 y 10 horas del día 2 de diciembre de 2012 en la PLAZA DE SAN FRANCISCO, donde serán selladas las obras.

Las obras se entregarán entre las 16 y las 17 horas del mismo día para ser sometidas al dictamen del jurado en la PLAZA DE SAN FRANCISCO.

Al ser entregada la obra ésta sera acompañada de un sobre, pegado al dorso, en el que consten el título, las dimensiones y técnica de realización de la misma, el teléfono, correo electrónico y dirección de contacto. La obra no irá firmada. Las deliberaciones del Jurado se harán a la vista del público.

El Concurso se celebrará independientemente de la climatología.

4.- PREMIOS

  • Premio Axerquia de 1.500 €.
  • Premio Maestre de Acuarela de 800,00 €.
  • Premio al pintor menor de 25 años ya cumplidos en la fecha de celebración del concurso de 600,00 €.
  • Premio Popular Sojo de 600,00 €.
  • Premio Barón de 600,00 €.

Artículo José J Rodríguez Alcaide

La piedra “magrita”

En el pueblo en que yo nací, Baena de Córdoba, había unas rocas que vigilaban el Guadajoz como si quisieran defenderse de oscuros invasores. Era un cortado cargado de leyendas por su color almagra. Cada vez que he contemplado, de pequeño y de mayor, ese bastión o trono de piedra no me he atrevido a acercarme y escalarlo. Su ascenso no es muy escarpado y jamás tenía miedo al peligro. De niño iba al cerro de los Ángeles, a cuyos pies existe una ermita excavada y bañada por el Marbella y no tenía miedo de hollarlo pero jamás osé acercarme a la piedra “magrita”. No era miedo a caerme en su escalada sino aquel sortilegio de niños que en el juego decíamos: “piedra “magrita”, lo que se da no se quita”, con un cierto temor supersticioso como si la piedra “magrita” estuviese maldita. Decían que quienes se atrevían a subir por ella terminaban ahogados en las fauces del Marbella o que quienes no cumplieran la promesa dada serían castigados por el espíritu de esas piedras. Y es que en esas rocas se ocultaba un ser que premiaba a quienes cumplían la palabra dada y castigaba a quienes no la cumplían.

No hay fotografías de ese “ser” pero si existen escritos de quienes dijeron haberlo visto y sentido y afirmaron que esas rocas eran malditas. Carmelo, el fotógrafo, se desplazó varias veces desde Baena al encuentro del Marbella con el Guadajoz para captar su figura pero no tuvo suerte de plasmarlo en su placa bañada de plata.

De niños corrían habladurías que nos tenían atemorizados en relación a la piedra “magrita”. Recuerdo mi asombro y mi indignación cuando nos contaban las maldiciones caídas sobre quienes habían osado subir hacia aquellas piedras.

José Javier Rodríguez Alcaide

Catedrático Emérito de la Universidad de Córdoba

“Ciudades de la Bética”

Juan Eslava Galán (http://www.juaneslavagalan.com/inicio.php) ha publicado un nuevo libro, “Ciudades de la Bética”, en la que aparecen referencias a Torreparedones y a Baena. Recomendable para quienes disfruten de la historia contada de manera anecdótica. Eslava Galán dice en el libro: “Baena, pueblo ilustre y olivarero, tiene buenos sitios donde comer…”. En la publicación incluye cuatro páginas descriptivas de Torreparedones: “El yacimiento romano está junto a aquel castillo que ves allí, en aquel cerro cubierto de olivos. Es un castillo medieval que parece que esté custodiando la ciudad romana…”. Interesante entrevista publicada hoy en Diario Córdoba

Organización actos centenario Francisco Valverde

La comisión para organizar los actos del centenario del fallecimiento de Francisco Valverde y Perales se reunió el 17 de noviembre. El acto, promovido por el Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena y presidido por Jesús Serrano, contó con la asistencia del secretario del Grupo Cultural Amador de los Ríos, Miguel Párraga, y representantes de los siguientes colegios:

-Virrey Del Pino
-Escuelas Profesionales De La Sagrada Familia
-Escuelas Profesionales De La Sagrada Familia -la Milagrosa
-Espíritu Santo
-Juan Alfonso De Baena
-Luis Carrillo De Sotomayor
-Valverde y Perales.

Artículo de Jesús L. Serrano Reyes

EUROPA EN SU LABERINTO
© Jesús L. Serrano Reyes

El euro se fraguó con cierta ingenuidad y chapuceramente, sin tener un sistema de gestión económica mínimamente vertebrado y cohesionado, como lo demuestran las circunstancias actuales. ¡Mientras sopló el viento a favor, ¡qué rica era la brisa!

Desde que comenzó el reflejo mediático de la crisis, nos pretenden ocultar el abismo con “cumbres”, hasta ahora siempre fallidas, como la crónica anunciada de un ““hoy es peor que ayer, pero no mejor que mañana””. Y es que el espejismo de salir de la crisis es como pretender atrapar el mar con las manos.

El desenlace está servido, y es éste: el frágil castillo de arena se ha erosionado hasta desmoronarse. Eso sí, sin brusquedad ni derrumbes que pudieran provocar una ““primavera europea””. Nada de pánico, todo bien secuenciado: hoy un plan de rescate y mañana una cumbre.

Cuando se haya caído en el abismo, sin grandes sobresaltos, tocará salir del mismo. Ya veremos cómo. El fallido proyecto europeo podrá o no recomponerse en función de la lección aprendida. Será un bucle en el tiempo que nos va a retrotraer a condiciones paupérrimas. Algunas conllevarán los mismos efectos que se hubieran producido con una tercera guerra mundial.

Ni Grecia podrá pagar la deuda que tiene, ni los PIGs podrán afrontar la salida de la parálisis de su sistema económico, ni los países como Alemania, Finlandia, Austria, UK, estarán dispuestos a seguir transitando por este camino y con estos compañeros de viaje. Cierto que la globalización convierte a estos países en perjudicados, si el euro se hunde, porque no cobrarán las deudas. Pero, cuando se vea el fondo del túnel, se vislumbrará que es más rentable dejar que se hundan del todo los PIGs y otros países similares que seguir queriendo sujetarlos a costa de estar lastrando su economía presente y su por-venir.

Tras el desmembramiento, habrá que volver a construir Europa, despacio, entretejiendo la economía con la política, sin perder de vista el equilibrio al conjugar el “estado de bienestar” con el control y la cohesión garantizada por instituciones europeas rigurosas, fuertes, y con peso específico en un mundo globalizado que se ha convertido en el marco irreversible donde nos ha tocado vivir.

El libre mercado, “que se autorregula solo” consumó el rapto de Europa, ahora en el laberinto del Minotauro sin una Ariadna que tenga un plan que la conduzca a la salida, ni un Dédalo que se lo facilite.

 

Conferencia organizada por la Fundación Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena


Francisco Expósito resalta la importancia de Vázquez Ocaña para el periodismo cordobés

Lo define como uno de los grandes periodistas andaluces de la primera mitad del siglo XX

El periodista Francisco Expósito Extremera, presidente del Grupo Cultural Amador de los Ríos, presentó el sábado 17 sus últimas investigaciones sobre la figura del intelectual y periodista baenense Fernando Vázquez Ocaña, durante una conferencia organizada por la Fundación Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena, en colaboración con el Grupo Cultural Amador de los Ríos y el Ayuntamiento de la localidad. Expósito, que prepara en la actualidad la tesis doctoral sobre Vázquez Ocaña en la Universidad de Sevilla, lo definió como uno de los grandes periodistas andaluces de la primera mitad del siglo XX, no sólo por su categoría intelectual, sino también por asumir la dirección de destacadas empresas y convertirse en jefe de prensa del gobierno presidido por Juan Negrín en la Segunda República. “Vázquez Ocaña fue el periodista cordobés que tuvo una mayor importancia profesional en la Segunda República y uno de los que han dirigido más medios de comunicación durante el siglo XX. Además, fue un renovador del estilo periodístico en la prensa cordobesa”, señaló Expósito, que remarcó la defensa que hizo de la profesión periodística en los años veinte del pasado siglo: “Propugnó la mejora de las condiciones laborales de los profesionales,  propuso una renovación del mensaje y de los contenidos de la prensa de provincias y rechazó el sensacionalismo y la prensa de provincias que se venía haciendo”. Por ello, según dijo, Vázquez Ocaña defendió “un periodismo más cercano a la realidad política y social”. Pese a que sus inicios estuvieron definidos por su permanencia durante una década en el Diario Liberal, de Córdoba, también colaboró con otros medios como Diario de Córdoba, fue redactor jefe de Andalucía Ilustrada y Revista Popular y en los años treinta, como director, estuvo al frente del semanario Política, del que fue fundador y después redactor. La desaparición de este periódico vinculado al Partido Socialista le llevó a fundar y dirigir el diario El Sur. En 1933 fue elegido diputado e inició una gran trayectoria en la prensa nacional y después en su exilio mexicano.

Francisco Expósito también disertó sobre la preocupación que sentía por el desarrollo económico e intelectual de Baena. “Vázquez Ocaña llevó Baena a varios de sus artículos. Nunca la olvidó, ni en el exilio. Durante su estancia en Córdoba propondrá medidas para impulsar el desarrollo económico en la localidad, basadas en la industrialización frente a la agricultura, difunde sus fiestas como la Semana Santa y se unirá en defensa de monumentos, fueran religiosos o civiles, como ocurrió con el convento de Madre de Dios”, afirmó Expósito.